RSS

El cuento de la abuela que no ha podido morir

El cuento de la abuela que no ha podido morir.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en julio 11, 2012 en Uncategorized

 

El cuento de la abuela que no ha podido morir

Esta es la historia de la bisabuela,  quien al cumplir sus 85 años compró su ataúd, a su gusto y medida.

El deseo de planificar sus funerales, cosa muy rara en las personas, le vino a la cabeza el día en que murió su esposo. Con toda seguridad, al sentirse sola, decidió que la muerte tocaría su puerta  prontamente.

Ya tomada la decisión,  encargó en la funeraria el ataúd a su medida. Se dirigió al Cementerio General a comprar su terreno y escogió la lápida a su gusto.

Fue grande su sorpresa cuando el mayor de sus hijos, falleció meses después,  por  un padecimiento y agonía corta. La abuela cedió su ataúd al hijo fallecido. De todas formas, presintiendo cada día mas su pronta muerte, se compró de nuevo otro cofre, el cual conservaba guardado en su cuarto por casi un año.

Otra gran tristeza embargó a la familia, cuando muere otro de sus hijos…y a enterrarlo se ha dicho, en el ataúd de la abuela.

De esta historia han pasado veinte años y la abuela Celia ya cumplió 105, gozando de buena salud, en relación a su edad, con los achaques y quejas propias de los centenarios.

Nosotros, los bisnietos,  comentamos entre risas y chistes, cuando será el día en que la abuela “estrene” su ataúd, pero muy en el fondo, con mucho sentimiento y presintiendo la falta que hará su historia cuando ya no este entre nosotros.

 
Deja un comentario

Publicado por en julio 11, 2012 en cuento de la gente

 

Etiquetas: , ,

Ese huracán era para mí.

Ese huracán era para mí..

 
Deja un comentario

Publicado por en junio 27, 2012 en Uncategorized

 

Ese huracán era para mí.

                                                En el ojo del huracán.

Así se podría resumir lo cotidiano de la periodista de televisión, Lucía Pineda Ubau, quien desde muy joven, inició su pasión de reportera y siendo reconocida y aplaudida por su audiencia.

A pesar de que Lucía maneja con  propiedad y conocimiento de causa los temas de política nacional, tiene su pasión escondida: cada vez que Meteorología anuncia el inicio de Temporada de Huracanes, ella busca con entusiasmo, cual de las temidas tormentas afectará a Nicaragua.

                                                Huracán BETA, 2005

Días despues de observación silenciosa, como cuando una fiera observa a su próxima presa, la naturaleza le concede su máximo deseo. Hay alerta de Huracán en la Costa Caribe de Nicaragua.

Una llamada inmediata al departamento de Meteorología le confirma que la trayectoria sería tocando tierra al sur, en Bluefields.

A partir de ese momento empieza a barajar las posibilidades de cubrir esta noticia y por experiencia sabe que la respuesta negativa por parte del Medio para el que trabaja es un hecho, sobretodo por los gastos a incurrir y el peligro. A muy pocos periodistas les gusta remojarse y enlodarse por cubrir una noticia, pero este no fue el caso.

“No llame al productor, sino, al dueño del canal. Para meter presión le dije que yo pagaría mi pasaje y mis viáticos, pero que me apoyaran en esta cobertura. Siempre me pongo al extremo para que se actúe y no se piense mucho en cubrir una noticia”.

Deseo concedido. El dueño del Canal le dice que si, con todos los gastos pagados.Se hace acompañar por su camarógrafo Fausto Fletes. Salen a cazar al huracán Beta, que se dirige fiero hacia Bluefields.

El pronóstico del tiempo siempre ha sido criticado por ser variable. Por desgracia ese parecía ser el tormentoso destino de esta aventura. Al llegar al lugar, emiten un nuevo aviso. El huracán cambia de curso y se va en sentido contrario, hacia el norte, en donde ya no hay acceso y transporte regular por la emergencia.

Pero para Lucía, muy pocas cosas son imposibles en su trabajo. Se une con otro equipo de entusiastas, corresponsal y camarógrafo de TELEMUNDO. Abordan una pequeña embarcación, guidada por miembros del ejercito, navegan con el mal tiempo a buscar por lo menos “la cola” del huracán.

Era imposible ir más al norte. Debieron quedarse muy distantes del objetivo, en la comunidad de Sandy Bay Sirpe y conformarse con filmar las palmeras meciéndose y el oleaje que parecía tomar más fuerza .

“Sin embargo, yo tenía un presentimiento, el aire soplaba fuerte y pensé que el huracán había tocado tierra muy lejos. Mi sorpresa fue, cuando una comunicación por radio emite otra alerta inesperada y casi milagrosa: el huracán hizo un giro y se regresó literalmente en dirección exacta hacia Sandy Bay Sirpe, justo donde se encontraba Lucía y sus tres colegas.

“Me salí de la casa, sujetada con un compañero del ejercito y otro que sujetaba al camarógrafo para que el viento no nos llevara. Grabamos tomas del huracán en su apogeo y las presentaciones en cámara describiendo ese momento de cobertura”.

Lucía cuenta su anécdota con mucho sabor, entusiasmo y carcajadas. Dice que disfruta sentir el sabor de la noticia exclusiva, la primicia, y que admira a quienes se arriesgan en esta labor de la cobertura peligrosa y la dicha de estar en el lugar exacto, a la hora exacta.

 
Deja un comentario

Publicado por en junio 27, 2012 en cuentos de periodistas

 

Etiquetas: , ,

Un cuento de miedo

                                    Cuentos de la montaña

Por Helna Sotomayor

 

Vivir en el interior de la montaña es exponerse experiencias inolvidables, sea por la tranquilidad  de sus paisajes durante el día o por la oscuridad y espesura del clima durante la noche.

Uno de estos lugares con paisajes sobrecogedores es Llano Largo, ubicado a varios kilómetros al norte de Estelí, con relieve montañoso, en donde hay vertientes naturales de agua y  quebradas que lo hacen un lugar hermoso.

En Llano Largo se vivieron los días más duros durante la guerra de los años  70 y 80.

Moncho y Armando, dos niños de 13 y 14 años de edad, cuentan sus relatos de “espantos” del Llano.

Una tarde tranquila, doña Victoria Gutiérrez, mamá de los adolescentes, les encomienda hacer un mandado  al caserío más cercano, como a dos kilómetros de ahí.

Puestos en el camino, entre juegos, bromas y empujones, vieron aproximarse, en sentido contrario, a uno de sus vecinos y compañero de juegos.

Pero algo extraño sucedió. A medida que se aproximaban al muchacho, notaban que el amigo, Mincho, que es a como le llamaban, caminaba como suspendido en el aire.

Fue terrible la sorpresa, cuando al fin, lograron encontrarse, casi de frente con Mincho, que llevaba los ojos rojos como ensangrentados. Moncho y Armando le hablaron: ”Mincho”, pero el amigo siguió su camino sin prestarles atención.

Los muchachos se quedaron impávidos, aspirando la ráfaga de aire frío que los envolvió en aquel instante. Ahí, quietos, se quedaron viendo el espectro, que llevaba la espalda y la cabeza ensangrentada.

El recuperar el aire, pegaron una carrera, que parecía no tener fin, hasta llegar al caserío. Entraron en la primera casa que encontraron con la puerta abierta.

De lo demás, recuerdan muy poco. Su madre, doña Victoria cuenta que  pasaron con una fiebre altísima que les duró ocho días debido a la impresión que vivieron, sobretodo, cuando les avisaron días después, que el amigo, Mincho, había sido secuestrado por  la Guardia, lo torturaron y lo mataron el mismo día en que vieron su espectro en el camino.

 
Deja un comentario

Publicado por en junio 27, 2012 en cuentos de la montaña

 

Etiquetas: ,

.

 
Deja un comentario

Publicado por en junio 25, 2012 en Uncategorized

 

La tranquilidad y la libertad es apreciada

Por Helna Sotomayor

Esta es la historia del primo, Jimmy Davis, quien diez años atrás, emigró a los Estados Unidos, en busca del famoso sueño americano.

En su larga estadía, realizó las diversas labores que desempeñan los inmigrantes, salvo que, el hablar otro idioma, el  ingles, lo puso en ventaja y oportunidades que la gran mayoría no suelen tener: el poder comunicarse.

Todo parecía bajo control en su vida de inmigrante, hasta el día que los oficiales de inmigración tocaron a su puerta y lo pusieron bajo arresto, por su estatus migratorio.

Cuarenta días de cárcel, seguida por su deportación, cortaron sus sueños y aspiraciones de tener mejor calidad de vida en el llamado Imperio.

Pero esto no acabó con su espíritu emprendedor, y  decidió no darse por vencido. En vez de regresarse “mojado” por la frontera a los Estados Unidos, a como muchos lo hacen, decidió tomar al toro por los cuernos y desarrolar su experiencia acumulada por años, en lo que llamaríamos, “técnicas de sobrevivencias”.

Hoy, con recursos propios y familiares, se ha comprado un vehículo de uso, en el que transporta turistas y nacionales, desde el aeropuerto, hasta diferentes destinos del norte de Nicaragua. Asi se gana la vida y no le va nada mal…además, administra su tiempo, es su propio jefe, y sobretodo, maneja por las carreteras con mucha tranquilidad, sin el temor o incertidumbre de encontrarse por el camino con algún reten de migración que le trunque sus sueños.

Y a usted, que le impide emprender camino a mejorar su calidad de vida?

 
Deja un comentario

Publicado por en junio 25, 2012 en emprendedores

 

Etiquetas: ,