RSS

El cuento de la abuela que no ha podido morir

11 Jul

Esta es la historia de la bisabuela,  quien al cumplir sus 85 años compró su ataúd, a su gusto y medida.

El deseo de planificar sus funerales, cosa muy rara en las personas, le vino a la cabeza el día en que murió su esposo. Con toda seguridad, al sentirse sola, decidió que la muerte tocaría su puerta  prontamente.

Ya tomada la decisión,  encargó en la funeraria el ataúd a su medida. Se dirigió al Cementerio General a comprar su terreno y escogió la lápida a su gusto.

Fue grande su sorpresa cuando el mayor de sus hijos, falleció meses después,  por  un padecimiento y agonía corta. La abuela cedió su ataúd al hijo fallecido. De todas formas, presintiendo cada día mas su pronta muerte, se compró de nuevo otro cofre, el cual conservaba guardado en su cuarto por casi un año.

Otra gran tristeza embargó a la familia, cuando muere otro de sus hijos…y a enterrarlo se ha dicho, en el ataúd de la abuela.

De esta historia han pasado veinte años y la abuela Celia ya cumplió 105, gozando de buena salud, en relación a su edad, con los achaques y quejas propias de los centenarios.

Nosotros, los bisnietos,  comentamos entre risas y chistes, cuando será el día en que la abuela “estrene” su ataúd, pero muy en el fondo, con mucho sentimiento y presintiendo la falta que hará su historia cuando ya no este entre nosotros.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en julio 11, 2012 en cuento de la gente

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: